jueves, 13 de mayo de 2010

MORFINA


La morfina es una potente droga opiácea usada frecuentemente en medicina como analgésico. El principal y más activo de los alcaloides del opio; es un polvo cristalino brillante e incoloro de sabor amargo y reacción alcalina; sus propiedades médicas son semejantes alas del opio, aunque es más fuerte y actúa con mayor rapidez que éste.
La morfina esta indicada para el control del dolor severo y se usa en premedicación, analgesia, anestesia.
La morfina puede utilizarse por vía oral, intramuscular, intravenosa, subcutanea, rectal o como analgésico intratecal o epidural. Las dosis deben ser individualizadas tomando en cuenta la edad, peso, estado físico, medicaciones, patología asociada, tipo de anestesia utilizado, y procedimiento quirúrgico.
Etimología:
Morfina, bautizada así en recuerdo de Morfeo, el dios griego de los sueños.
Historia:
Conocida desde 1688 por estar contenida en opio Papaver somniferum, es sólo en 1803 que la morfina habría sido aislada por "de Rosne" y a partir de ese momento se la llamó, en Francia, "Sales de Rosne".
La morfina fue administrada primero por vía estomacal, luego levantando la dermis y depositando la dosis necesaria. Finalmente adquirió gran notoriedad, gracias a la invención de la jeringa de Prava y sobre todo a su utilización masiva por parte de los militares durante la guerra de 1870. A partir de 1952, la síntesis química y de derivados morfínicos es posible.
Actualmente, la morfina sigue siendo el analgésico clásico más eficaz para aliviar los dolores agudos, pero su utilización va decreciendo a medida que aparecen nuevas drogas sintéticas, las cuales se supone son menos adictivas y permiten que personas alérgicas a la morfina puedan aliviar igualmente sus dolores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario