martes, 12 de enero de 2010

Fotografías que desnudan la relidad de niños adictos al crack


La exposición Pandemia Child, que se exhibe en el Centro Cultural de España, es un testimonio fotográfico de la cruda realidad que viven miles de niños adictos a este estupefaciente derivado de la cocaína.
En 22 imágenes el fotógrafo Mauricio Aguilar recoge estampas de la triste cotidianidad de estos niños y jóvenes que deambulan por las calles de San José.
Esclavos de la piedra. La muestra es el resultado de nueve meses de recorrer las calles capitalinas cámara en mano para atrapar con el lente dramáticas escenas que son parte del paisaje urbano.
Lo primero que hizo Mauricio Aguilar fue acercase a los niños para tratar de ganarse su confianza. “Lo que hacía era comprarles comida, porque si les daba dinero, se lo gastaban en droga. Contrario a lo que la gente piensa, estos muchachos no son violentos, están muy débiles por la falta de alimento y de sueño”, dijo Aguilar.
Poco a poco el fotógrafo logró internarse en las duras vivencias de estos niños para retratarlos.
“El crack es una droga terriblemente adictiva. Un joven llamado Juan me contó que durante sus crisis de ansiedad por no tener droga, se corta los brazos con el mismo tubo que usa para fumar la piedra”, relata el fotógrafo.
Los muchachos pasan las noches en vela drogándose y muchas veces sin probar bocado. Exhaustos y desnutridos, los jóvenes adictos usan cualquier rincón de la calle para dormir durante el día.
El reportaje al que se refiere Aguilar señala que no existen datos oficiales sobre cuánta gente está atrapada en esta adicción en Costa Rica, pero las autoridades calculan que entre 200.000 y 300.000 personas son adictas a las drogas, especialmente al crack.
Merce la pena ver las fotografías de Mauricio Aguilar ya que muestran la realidad tal y como es, muestran el dia a dia de algunos niños, que aunque a penas están comenzando a vivir llevan una vida triste y muy muy dura, luchando por sobrevivir día tras día.

2 comentarios:

  1. Deberiamos hacer algo para sacar a esos chicos de la calle, no se si sera ni lo mas minimo parecido a lo que esas fotos muestran, pero en la serie-documental de cuatro ''Callejeros'' tambien se han mostrado casos de niños muy pequeños adictos al crak. Es un tema muy delicado que deberia arreglarse ¡YA!

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con Samu. Fotografiar a los niños no les va a sacar de la calle. Deberíamos hacer algo pronto, porque si no esos niños serán victima de la peor droga de todas: el olvido. Si nos olvidamos de ellos, otras personas podrían olvidarse de nosotros y así hasta que fueramos todos "autistas" y no salieramos de nuestro mundo.
    Espero que, al menos una parte de lo que este fotógrafo haya ganado con las fotos, sea destinado a la ayuda de estos pequeños (y no tan pequeños).

    ResponderEliminar